martes, 31 de enero de 2017

Una suculenta que seguro no conoces, Echeveria carnicolor



Fotografías y características de la hermosa planta suculenta Echeveria carnicolor. Imágenes de sus flores y consejos básicos para su cultivo en el jardín.

La planta suculenta Echeveria carnicolor

Echeveria carnicolor es una planta suculenta herbácea de la familia Crassulaceae muy popular por el aspecto de su follaje y floración. Es oriunda de México pero su valor ornamental ha permitido su cultivo en países de todo el mundo. Es una de las especies del género más resistente y fácil de multiplicar según nuestra opinión (más del 90% de los esquejes foliares forman nuevas plántulas). 

La planta suculenta Echeveria carnicolor


Esta especie se caracteriza por formar rosetas muy planas con tallos cortos que tienden a desarrollar de 1-2 ramificaciones laterales. La roseta alcanza de 5-12 cm de diámetro aunque hemos cultivado algunos ejemplares bajo condiciones nutritivas elevadas que han logrado alcanzar más de 15 cm de diámetro. Las rosetas se observan tan planas que generalmente no superan los 6 cm de altura.

Las hojas carnosas son alargadas o elípticas con su región media mucho más ancha que su región basal; tienen forma de espátula. Además poseen el margen entero y blanquecino,  son planas o ligeramente curvas, el ápice agudo o levemente redondeado, coloración verde grisácea o rojiza en condiciones elevadas de luz, miden de 3-10 cm de largo por 1-3 cm de ancho y 0.3-1 cm de espesor y se encuentran totalmente cubiertas de pequeñas estructuras grisáceas. 

Las flores se disponen en inflorescencias racimosas que aparecen solitarias o en pares de los laterales de la roseta. Las inflorescencias forman un largo y erecto tallo floral (+/-12 cm de altura) que desarrolla numerosas hojas pequeñas en la región basal y flores (+/-15) en la región apical de estas. Las hojas de las inflorescencias son mucho más pequeñas que las de las rosetas y tienen un elevado potencial de formación de hijuelos. Las flores están sostenidas por un pequeño pedicelo de menos de 1 cm de largo; tienen forma de farolillos, presentan 5 sépalos globosos y verdes que forman una estrella en la base de la corola, la corola cilíndrica con 5 pétalos de color naranja-rojo con los extremos agudos y ligeramente plegados hacia atrás y con un largo de +/- 1 cm. 

Inflorescencia (flores) de la planta suculenta Echeveria carnicolor

Inflorescencia (flores) de la planta suculenta Echeveria carnicolor


Consejos para el cultivo de la planta Echeveria carnicolor

Echeveria carnicolor es una de las suculentas del género más fácil de cultivar y multiplicar. A continuación sus cuidados:

Iluminación: Agradece la exposición directa al sol siempre y cuando no sea el más fuerte del verano. La coloración rojiza de la roseta se logra principalmente gracias a la luz solar. Puede cultivarse bajo mallas de sombreado (claras, no oscuras) o en interiores muy iluminados. Bajo condiciones sombrías es muy probable que se etiole (crecimiento desproporcionado en busca de luz) y se vea afectado considerablemente su aspecto.

Temperaturas: Prefiere climas cálidos con inviernos suaves donde las temperaturas se mantengan entre los 10-28°C. Puede soportar temperaturas muy bajas (no heladas) durante breves temporadas. Las heladas son mortales.

Esqueje de hoja de la planta suculenta Echeveria carnicolor

Esqueje de hoja de la planta suculenta Echeveria carnicolor


Sustrato: Necesita crecer sobre un sustrato muy aireado y con un óptimo drenaje. Se desarrolla muy bien en una mezcla de carbón vegetal molido, arena gruesa y tierra de jardín desinfectada. Recomendamos el sustrato elaborado específicamente para cactus y plantas crasas.

Frecuencia de riego: Regar cuando el sustrato esté completamente seco. En invierno se recomienda solo efectuar el riego si la planta realmente lo necesita.

Plagas y enfermedades: Es fuertemente atacada por caracoles y babosas si logran alcanzarla. Las cochinillas aparecen en las uniones de las hojas al tallo al igual que los pulgones. Los hongos pudren sus raíces si el riego es excesivo.

Vista de la planta Echeveria carnicolor donde una roseta comienza a formar una ramificación o tallo floral

Vista de la planta Echeveria carnicolor donde una roseta comienza a formar una ramificación o tallo floral


Multiplicación: Extremadamente sencilla mediante esquejes de hojas que retiraremos del tallo floral (las pequeñas); enraízan en pocos días. Las hojas de las rosetas también pueden ser utilizadas pero tienden a demorar en formar raíces un poco más. También puede multiplicarse por semillas.

Páginas relacionadas:


Síguenos en nuestras redes sociales:

domingo, 29 de enero de 2017

Aprende a trasplantar en cepellón a tus plantas



Consejos para realizar un óptimo trasplante con cepellón y mantener saludables las raíces de nuestras plantas.

Realiza el trasplante en cepellón como un experto

El cepellón es aquella porción del sustrato que se adhiere a las raíces de las plantas creando una estructura generalmente cilíndrica y uniforme; es muchas veces observable (depende de la cantidad de raíces que haya formado la planta) cuando extraemos las plantas de las macetas. El cepellón bien formado es muy beneficioso a la hora del trasplante porque mantiene el área sustrato-raíz de igual forma a la que existía dentro de la maceta. Al mantener esta área sustrato-raíz el trasplante a una vasija más grande será mucho más sencillo, las raíces no sufrirán daños considerables y la proliferación de estas en el nuevo sustrato, será mucho más rápida.

Realiza el trasplante en cepellón como un experto


El trasplante en cepellón es muy necesario para aquellas plantas que han sobrepasado la formación de raíces en el sustrato de las macetas y por tanto necesitan otras más amplias. Es muy fácil de detectar cuando las raíces brotan por los agujeros de drenaje; en macetas translúcidas se puede detectar cuando se observa una densa malla de raíces rodeando el sustrato.

Consejos para realizar el trasplante en cepellón sin provocarle daños

Este trasplante puede realizarse en cualquier época del año y es bastante sencillo de hacer si lo realizamos con cuidado. A continuación algunos consejos para evitar daños en las raíces y desmoronar el cepellón:

Para realizar la óptima extracción del cepellón debemos sostener la superficie del sustrato y rodear los tallos de la planta con una mano; luego inclinar hacia abajo la maceta y dar un golpe fuerte en el borde de esta para que salga rápidamente y sin desmoronarse. El golpe debe ser menor si la maceta está elaborada de un material frágil. El cepellón siempre saldrá en óptimas condiciones si la planta ha logrado formar suficientes raíces. 

El sustrato no debe estar completamente seco porque se desmoronará muy fácil. Se recomienda humedecerlo un poco para un mejor resultado. Si la tierra está encharcada también se desmoronará el cepellón porque las raíces no se sujetarán con fuerza ya que disponen de bastante agua.

Luego de extraído el cepellón puedes podar las raíces (las secas y débiles) y desenredar aquellas que se encuentren fuera de este para mejorar la salud radicular de la planta.

Páginas relacionadas


Síguenos en nuestras redes sociales:

sábado, 28 de enero de 2017

Pachyphytum oviferum debe estar en tu colección ahora!!!



Fotografías y características de la planta suculenta Pachyphytum oviferum. Consejos para su cultivo en el jardín.

La hermosa suculenta Pachyphytum oviferum

Pachyphytum oviferum es una especie suculenta de pequeño porte de la familia Crassulaceae muy cultivada por coleccionistas de todo el mundo. Es oriunda de México pero ha sido comercializada a numerosos países de Europa, Asia, África y Oceanía por su alto valor ornamental. Se cultiva principalmente como planta de colección por sus hermosas hojas. 

La hermosa suculenta Pachyphytum oviferum


Esta especie se caracteriza por formar tallos pequeños (miden +/- 6 cm de altura) poco ramificados o solitarios; presentan una coloración verde-grisácea muy conspicua. Pachyphytum oviferum es utilizada para adornar macetas pequeñas por su pequeño tamaño pero en macetas de mayor talla, tienden a plantarse más de una planta.

Las hojas son muy llamativas y extremadamente carnosas si se comparan con el tamaño de la planta completa. Son globosas, tienen forma ovalada, ligeramente plegadas hacia arriba, se disponen en rosetas muy compactas, tienen una coloración verde-grisácea muy atractiva (el ápice de las hojas puede tomar coloraciones violáceas en condiciones de alta iluminación) y miden de 1.5-4 cm de largo por 1.5-3 cm de ancho. El follaje es el principal valor ornamental de la especie.

Las flores se forman en pequeñas inflorescencias que generalmente surgen de la región apical de los tallos. Estas se ubican en el extremo del tallo floral que desarrollan las inflorescencias y son de color rojo. Las flores son muy pequeñas y realmente no son muy atractivas. A diferencia de otras especies del género, Pachyphytum oviferum desarrolla inflorescencias con pocas flores (generalmente menos de 6).

Consejos para el cultivo de la suculenta Pachyphytum oviferum

Esta especie se cultiva con facilidad en el jardín y sus requerimientos de cultivo son mínimos. La recomendamos para principiantes por su buena resistencia a la sequía. A continuación sus cuidados básicos:

Iluminación: La exposición solar directa puede quemar sus hojas con facilidad en horas del mediodía. Agradece crecer bajo mallas filtradoras o de sombreado. No cultivar en ambientes muy sombríos porque tenderá a etiolarse con facilidad (crecimiento desproporcionado y débil para buscar fuentes de luz).

Vista de la planta suculenta Pachyphytum oviferum

Vista de la planta suculenta Pachyphytum oviferum


Temperatura: Necesita temperaturas frescas o ligeramente cálidas para desarrollarse con normalidad. Su rango óptimo de temperatura es de 18-26°C. Temperaturas inferiores a los 8°C pueden ser peligrosas para salud llegando a pudrir sus raíces.

Sustrato: Recomendamos siempre cultivar en sustratos elaborados para el cultivo de cactus y plantas crasas que ofrecen en numerosos viveros. Si no logras encontrarlos puedes elaborar un sustrato basado en arena gruesa, tierra (desinfectada) y un poco de humus de lombriz. El sustrato siempre debe tener un óptimo drenaje.

Frecuencia de riego: Es una planta que necesita muy poca agua en épocas invernales pero agradece riegos periódicos en verano. Siempre debemos regar cuando el sustrato esté seco por completo.

 Plagas y enfermedades: Es atacada por pulgones, cochinillas y caracoles. Los caracoles son capaces de crear agujeros en tallos y hojas dentro de los cuales pueden proliferar hongos mortales. Las cochinillas y pulgones aparecen fundamentalmente en los tallos y uniones de las hojas.

Multiplicación: Muy sencilla por esquejes de hojas que debemos retirar con nuestras manos o auxiliándonos de algún objeto filoso y desinfectado. Esperar de 12-24 horas antes de ubicar las hojas sobre un sustrato húmedo y arenoso para que cicatrice la herida de corte.

 Páginas relacionadas


Síguenos en nuestras redes sociales:

jueves, 26 de enero de 2017

Pachyphytum compactum, una hermosa suculenta que debes tener ya!!!



Fotos y características de la planta suculenta llamada Pachyphytum compactum. Consejos básicos para su cultivo y multiplicación.

Una suculenta con follaje sumamente compacto y hermoso, Pachyphytum compactum

Pachyphytum compactum es una especie herbácea suculenta de la familia Crassulaceae muy apreciada en colecciones de todo el mundo por la morfología de sus hojas. Es originaria de México pero su valor ornamental ha permitido su comercialización a numerosos países de otros continentes. Es bastante cultivada por muchos coleccionistas pero no es tan fácil de encontrar en viveros o puntos de venta.

Una suculenta con follaje sumamente compacto y hermoso, Pachyphytum compactum


Esta especie se caracteriza por formar tallos delgados, erectos y cilíndricos de +/- 8 cm de altura. Los tallos son poco ramificados y por lo general crecen solitarios. La coloración de estos es verde-grisácea. 

Las hojas son muy atractivas y se disponen formando compactas rosetas que recubren todo el tallo; en plantas más antiguas pueden perderse gran parte de las hojas basales dejando los tallos desnudos en esa área. Las hojas son muy carnosas y tienen forma cilíndrica con el ápice puntiagudo. Lo más llamativo de las hojas es la coloración verde-grisácea con numerosas líneas blanquecinas (estas líneas se conectan entre ellas) que dan la impresión de formaciones de ángulos. Estas líneas provocan un efecto óptico donde las hojas parecen tener numerosas regiones planas y otras redondeadas.

Las flores son poco llamativas y aparecen generalmente en plantas de más de un año de vida. Estas se disponen en inflorescencias racimosas que desarrollan un tallo floral muy conspicuo que sostiene a numerosas flores en el extremo. Las flores son de color rojizo. 

Consejos para el cultivo de la planta suculenta Pachyphytum compactum

Pachyphytum compactum es bastante fácil de cultivar pero es bastante susceptible a bajas temperaturas y al exceso de agua. A continuación sus cuidados:

Iluminación: Necesita crecer en sitios con muy buena iluminación pero nunca expuesta al sol directo del mediodía. Se recomienda cultivar bajo mallas protectoras. En países templados puede mantenerse al sol siempre y cuando las temperaturas no superen los 20°C. En condiciones sombrías el crecimiento es desproporcionado y débil afectando considerablemente la estética de la planta.

Vista de la planta suculenta Pachyphytum compactum

Vista de la planta suculenta Pachyphytum compactum


Temperatura: Crece muy bien en climas calurosos con temperaturas promedios entre los 20-35°C. Es susceptible a la pudrición de tallos y raíces si las temperaturas son inferiores a los 5°C.

Sustrato: Requiere un sustrato con un óptimo drenaje y aireación para un perfecto crecimiento. No sobrevive en sustratos compactos y encharcados; se pudre con facilidad.

Frecuencia de riego: Regar solo cuando el sustrato se haya secado por completo. Es una especie capaz de aguantar largas sequías gracias al almacén de agua en sus hojas. En invierno solo regar si realmente la planta lo necesita.

Plagas y enfermedades: Puede ser atacada por cochinillas (algunas veces muy difíciles de retirar porque se introducen entre las compactas hojas), pulgones y moluscos (caracoles y babosas). Tener mucho cuidado con estos últimos porque pueden devorar gran parte de tu planta en pocas horas.

Multiplicación: Muy sencilla a partir de esquejes de hojas. Las hojas deben ser protegidas durante 24 horas para que la herida cicatrice. Luego deben ser colocadas sobre un sustrato arenoso y húmedo hasta que comiencen a formar raíces.

Páginas relacionadas


Síguenos en nuestras redes sociales: