martes, 30 de agosto de 2016

Cultiva Fresas en tu huerto urbano con estos consejos!!!



Consejos básicos para el cultivo de las populares Fresas en tu jardín, género Fragaria. Fotografías de Fresas cultivadas en nuestro jardín.

Aprende a cultivar Fresas en tu huerto urbano

Las Fresas (género Fragaria) son de gran importancia para la industria alimenticia y el comercio de muchas regiones del mundo. Se caracterizan por ser plantas herbáceas muy prolíficas multiplicándose de forma abundante mediante estolones; son capaces de ocupar grandes áreas en poco tiempo. También debemos señalar que los frutos están entre los más deliciosos del mundo vegetal y con los cuales, se elaboran infinidades de artículos alimenticios para el consumo humano. Además son plantas muy resistentes al cultivo en casi todas las regiones del planeta por su gran tolerancia a un amplio rango de temperaturas.

Fruto de una planta de Fresa, género Fragaria

Fruto de una planta de Fresa, género Fragaria


En este artículo compartimos con ustedes los cuidados fundamentales que necesitan las Fresas para que tú también puedas cultivar las tuyas en casa o en el huerto.

Cuidados básicos para cultivar Fresas, género Fragaria

Iluminación: Necesitan mucha iluminación para incentivar el crecimiento, formación de flores y fructificación. Se puede cultivar a pleno sol en climas templados donde el sol no es muy fuerte. En climas tropicales se recomienda el uso de mallas filtradoras de la luz solar para evitar quemaduras en las hojas o deshidratación acelerada de la planta. En todas las regiones se deben proteger aún más de los días más cálidos del verano donde el sol es más fuerte.

Temperaturas: Se debe cultivar en climas frescos donde las temperaturas diurnas no superen los 25°C y las nocturnas no bajen de los 4°C. Puede tolerar crecer bajo temperaturas un poco mayores a los 25°C pero con un riego más frecuente. Temperaturas inferiores a los 5°C pueden afectar la floración y formación de frutos. Si la planta aún no ha comenzado a formar flores y frutos (fase vegetativa) puede sobrevivir pequeñas temporadas donde las temperaturas estén entre los 0° y -8°C. Un dato importante: En invierno las temperaturas deben mantenerse entre los 4°C y los 8°C para que se incentive la formación de flores y frutos en la próxima primavera. Si vives en un país tropical te aconsejo que la cultives en invernaderos donde controles las temperaturas. Si no reciben un poco de frío en invierno, la floración y fructificación será pobre.

Flor típica de las plantas de Fresas, género Fragaria

Flor típica de las plantas de Fresas, género Fragaria


Sustrato: Las Fresas son bastante tolerables a diferentes tipos de sustratos. Los requisitos fundamentales son un óptimo drenaje y que sean ricos en materia orgánica (humus de lombriz). Se recomienda utilizar sustratos de calidad con bastante arena gruesa para favorecer el drenaje. Evitar utilizar tierra de jardín sin tratar porque puede contener parásitos y esporas de hongos que afectarán nuestras plantas en el futuro.

Frecuencia de riego: Mantener el sustrato siempre húmedo; nunca dejes que se seque por completo. Puedes utilizar sistemas de riego tecnificados para mantener de forma óptima la humedad del suelo (Ejemplos: Aspersores, goteros, cintas perforadas). Es imprescindible regar con agua de lluvia o agua sin ninguna concentración salina. Las Fresas son susceptibles a la salinidad; afecta el crecimiento, floración y fructificación.

Abono: Las Fresas necesitan muchos nutrientes en el suelo para prosperar y fructificar de forma numerosa, es decir, el enriquecimiento nutricional del sustrato es imprescindible. Se recomienda utilizar abonos orgánicos suaves como el humus o las heces de herbívoros (ganado vacuno). También se pueden utilizar fertilizantes químicos con concentraciones de nutrientes equilibradas y ligeramente bajas (15-15-15 o un poco más). Abonar semanalmente durante la floración (primavera) y frenar cuando comiencen a formarse los primeros frutos.

Multiplicación: Es muy sencilla a partir de estolones que las plantas crean mientras crecen. Estos deben ser separados de la planta madre con ayuda de objetos filosos y desinfectados. Se recomienda sembrar en verano porque es la época en que la planta genera un mayor número de estolones. Los estolones deben sembrarse en sustratos ricos en materia orgánica, húmedos y con buen drenaje.

Estolón de una planta de Fresa, género Fragaria

Estolón de una planta de Fresa, género Fragaria


Plagas y enfermedades: Estas plantas son frecuentemente atacadas por hongos del género Sphaerotheca, Verticillium, Pythium, Fusarium, Sphaerella, Phytophthora, entre otros. Estos pueden provocar la caída de hojas, flores y frutos y la muerte de las plantas. Se recomienda utilizar sustratos de calidad para evitar infecciones fúngicas. Los insectos atacan también a las Fresas provocándoles daños muchas veces letales. Escarabajos de la familia Cetoniidae se alimentan de sus raíces en conjunto con lepidópteros de la familia Hepialidae (las larvas). También los frutos pueden sufrir daños si se encuentran al alcance de algunos coleópteros de la familia Carabidae, moluscos (babosas y caracoles), aves y diplópodos (milpiés).

Otras plantas que puedes cultivar en tu huerto urbano


Síguenos en nuestras redes sociales:

sábado, 27 de agosto de 2016

Supervisa la salud de tus suculentas con estos consejos



Aspectos que debemos revisar periódicamente para mantener saludables nuestras suculentas. Fotografías de algunas plantas crasas comunes en colecciones.

Las colecciones de plantas crasas han alcanzado gran popularidad en los últimos años por la inmensa variedad que se puede conseguir. Muchos aficionados a estas plantas desconocen algunos aspectos esenciales que debemos revisar cada semana para evitar posibles patologías en ellas. Muchas suculentas son muy resistentes y requieren de muy pocos cuidados pero otras, son bastante delicadas y poseen un alto índice de pudrición o enfermedades por mínimos errores de cultivo.

La hermosa Cebrita de jardín, Haworthia fasciata 

La hermosa Cebrita de jardín, Haworthia fasciata


En este post compartimos con ustedes algunos aspectos que debes revisar en tus suculentas para evitar que mueran y pierdan parte de sus colecciones.

Cuida la salud de tus suculentas con estos consejos

- La calidad del sustrato es imprescindible en el crecimiento de todas las plantas incluyendo las suculentas. Te recomendamos, antes de trasplantar alguna planta crasa, comprobar la permeabilidad de la tierra, regándola y observando que sale el agua por los agujeros de drenaje en un tiempo muy corto; mientras más rápido salga, más permeable es el sustrato. También debes comprobar que la superficie del sustrato no se compacte porque podría retener el agua y pudrir la planta. Debes escarbar la superficie de la tierra cada 15 días con ayuda de alguna vara fina o con los dedos.

- 1 o 2 días a la semana debes verificar la humedad del sustrato para efectuar el riego o no (siempre ten en cuenta que algunas suculentas necesitan solo un riego quincenal pero otras deben regarse cuando el sustrato se seque por completo). Utiliza una vara fina de madera e introdúcela en el sustrato; luego sácala para ver si la tierra se encuentra pegada a la vara, si es así, el sustrato aún está húmedo. Si la vara sale sin tierra adherida debes regar. Recuerda regar preferiblemente con agua de lluvia; el agua del grifo puede provocar patologías en las plantas por la presencia del cloro. Otro método para saber si la planta necesita agua es observando las hojas; si estas están algo flácidas o arrugadas necesitan agua urgente.

Un representante de las populares Rosas de Mármol, género Echeveria

Un representante de las populares Rosas de Mármol, género Echeveria


- Mantén tus suculentas libres de plagas. Cada 3 días debes revisar el envés de las hojas, las uniones de ellas a los tallos y los tallos si son muy conspicuos. Si observas estructuras parecidas a escamas de color pardo o con pelillos blancos, tus plantas están siendo atacadas por cochinillas. Para eliminar las cochinillas podemos usar las manos porque son prácticamente inmóviles y fáciles de remover. Si la infección es muy grave, debes acudir a insecticidas específicos.

Otros insectos comunes que atacan las plantas crasas son los pulgones (áfidos) y se manifiestan como insectos generalmente “esféricos” de color verde o pardo con una movilidad mayor a las cochinillas. Debes eliminarlos con insecticidas específicos o con un paño humedecido en alcohol. Los áfidos se alimentan de la savia de las plantas transmitiéndoles enfermedades y secándolas.

Además de insectos, tus suculentas pueden ser atacadas por ácaros como la conocida araña roja. Esta se manifiesta generalmente en el envés de las hojas formando pequeñas telarañas y provocando la deformación de estas. Generalmente aparecen en ambientes muy secos. Si tus plantas tienen ácaros debes utilizar acaricidas rápidamente.

-  Cuidado con la exposición al sol que le provees a tus suculentas. Debes estar atent@ a la aceptación de la planta a la luz solar. Si el sol es muy fuerte las hojas y tallos sufrirán quemaduras y la planta se deshidratará muy rápido. Evita exponer plantas delicadas al sol intenso de épocas veraniegas.

Un representante de las populares plantas del género Huernia

Un representante de las populares plantas del género Huernia


- Ten cuidado con el invierno porque casi todas las plantas crasas sufren a temperaturas por debajo de los 10°C. Nunca expongas ninguna suculenta a las heladas (aunque puedan aguantarlas); es mejor prevenir que lamentar.

- Corta todas las hojas secas y flores marchitas lo más rápido posible para evitar la proliferación de hongos y otros parásitos.

Esperamos que estos consejos sean de utilidad para tod@s aquell@s que posean este tipo de plantas y puedan mantener su colección llena de salud.

Páginas relacionadas


Síguenos en nuestras redes sociales:

jueves, 25 de agosto de 2016

Conoce a la Escila, Ledebouria socialis



Fotografías y descripción de la planta bulbosa y ornamental conocida como Escila, Ledebouria socialis. Consejos para el cultivo.

La planta Escila, Ledebouria socialis

Ledebouria socialis es una pequeña planta bulbosa de la familia Asparagaceae muy cultivada por su fácil mantenimiento y belleza de sus hojas. Esta especie antes pertenecía al género Scilla (su nombre era Scilla violacea) pero estudios géneticos la han separado de dicho género y la han incluido en el género Ledebouria. La Escila es oriunda de la región sur del continente africano pero ha sido exportada a todos los continentes por su valor ornamental.

La planta Escila, Ledebouria socialis


Esta planta se caracteriza por formar un pequeño bulbo de no más de 6 cm de diámetro y con una altura de +/- 5 cm. Del bulbo surge un pequeño “tallo” delgado de +/- 8 cm de altura con una coloración púrpura muy atractiva. De dicho tallo surgen las hojas; estas aparecen en el centro del tallo formando un pliegue basal. Es muy prolífica y con el tiempo formará nuevos bulbillos laterales que originarán nuevas plantas. En muchos lugares es utilizada para cubrir jardineras por su rápida multiplicación.

Las hojas son muy llamativas por la coloración presente en su haz. Tienen forma alargada con el ápice agudo y el margen entero; además son muy frágiles. La coloración del haz es verde-grisácea con numerosas manchas verde oscuras que aparecen a lo largo de toda la hoja. Las manchas pueden tener de diámetro de 0.2 a más de 3 cm. El envés de las hojas es verde-púrpura.

Las flores no son muy llamativas debido a su coloración verdosa y pequeño tamaño. Estas aparecen en inflorescencias racimosas en espiga que aparecen en el centro de la planta. La espiga puede llegar a contener decenas de flores y medir más de 20 cm de altura. Las flores son estrelladas con 6 “pétalos” y los estambres y estigma visibles. La época de floración comienza en la primavera hasta finales de otoño. 

Consejos para el cultivo de la Escila, Ledebouria socialis

Esta especie es muy fácil de mantener en el jardín. De todas formas necesita de cuidados esenciales que no podemos obviar para que siempre esté saludable. A continuación sus cuidados:

Iluminación: Mucha luz pero nunca el sol directo porque quema sus hojas muy rápido. Se recomienda cultivar bajo luz solar filtrada o en interiores con fuentes de iluminación artificial intensa.

Temperaturas: De frescas a cálidas para su óptimo desarrollo. Su rango recomendable está entre los 15-25°C. Evitar exponerla a temperaturas por debajo de los 0°C porque provocará la muerte de la planta o pérdida total del follaje.

Escilas, Ledebouria socialis

Escilas, Ledebouria socialis


Sustrato: Tolera una amplia variedad de sustratos. El requisito imprescindible de estos es que sean muy permeables. Los encharcamientos provocados por sustratos compactos y con pésimo drenaje la pudrirán.

Frecuencia de riego: Regar cuando la tierra se seque por completo. En épocas veraniegas la tierra puede llegar a secarse muy rápido por lo que se puede regar de 2-3 veces semanales. En temporadas frías reducir a una vez semanal.

Plagas y enfermedades: Es ultrarresistente a plagas de cualquier tipo y se puede casi afirmar que ninguna la ataca. Los principales enemigos son el frío y el exceso de agua que provocarán su muerte con facilidad.

Multiplicación: Aunque se multiplica naturalmente por semillas, se recomienda acudir a la separación de bulbillos basales que surgen en plantas maduras. Este método es mucho más sencillo y efectivo. Recordar utilizar objetos filosos y desinfectados a la hora de separar los bulbos; también pueden separarse con las propias manos.

Páginas relacionadas


Síguenos en nuestras redes sociales: