jueves, 23 de febrero de 2017

Una orquídea que debes conocer. Estrella de Fuego, Epidendrum radicans



Fotos y características de la orquídea conocida popularmente como Estrella de Fuego u orquídea Arcoíris, Epidendrum radicans. Consejos para su cultivo.

La orquídea Estrella de Fuego o Arcoíris, Epidendrum radicans

Epidendrum radicans es una orquídea terrestre originaria de regiones tropicales y subtropicales de América y naturalizada en el Caribe. Crece en terrenos abiertos con sustratos ricos en hojarasca, rocas y troncos caídos donde la exposición solar es casi total; en su hábitat natural no existe vegetación arborícola numerosa. Es una de las orquídeas más conocidas en América Central y frecuentemente cultivada como planta ornamental por sus hermosas flores y gran resistencia a las condiciones ambientales que imponen los trópicos.

Esta especie se caracteriza por formar tallos erectos (uno central por planta), delgados y muy poco ramificados. De dichos tallos se desarrollan numerosas raíces aéreas (son bastante largas, blancas con el extremo verde y carnosas) que utiliza la especie como medio de sostén y de absorción de agua; los tallos pueden tomar tallas superiores a 1 metro de altura (tallos muy largos tienden a doblarse por el peso si las raíces aéreas no logran apoyarse en alguna superficie para sostenerlos). La ruptura de secciones de los tallos puede incentivar la ramificación de la planta, esté proceso puede ser inducido por el hombre (cortes manuales) o natural (por fuertes vientos o contacto con animales). 

La orquídea Estrella de Fuego o Arcoíris, Epidendrum radicans


Las hojas se disponen alternas en los tallos, son envainadoras (su base envuelve el tallo), coriáceas, tienen forma lanceolada o ligeramente elíptica con una pequeña prolongación con forma de espina en el ápice, miden de 3-7.5 cm de largo por 1.35-2.5 cm de ancho y son de color verde oscuro o ligeramente violáceo si la exposición al sol es muy intensa.

Las flores se disponen en inflorescencias apicales que desarrollan un tallo floral de +/- 36 cm de largo. Las flores  poseen los pétalos y sépalos de similares tallas y el labelo muy pronunciado y modificado. El labelo cubre por completo a la columna para luego dividirse en tres lóbulos (uno central y dos laterales) que poseen el borde aserrado. Los pétalos y sépalos son rojos o anaranjados por completo o pueden poseer el margen amarillo; el labelo en su región basal es rojo-anaranjado para luego tomar una coloración amarilla en su región más apical (los tres lóbulos y parte del área que envuelve la columna); el borde de los lóbulos puede tornarse más anaranjado que amarillo. En los lóbulos del labelo se pueden manifestar pequeñas manchas rojizas o estar ausentes. Las inflorescencias pueden desarrollar de 5-15 flores (incluso más) lográndose una floración muy vistosa. La época de floración comienza a finales del invierno hasta finales de la primavera pero puede extenderse todo el año si las condiciones climáticas son favorables.

Luego de secadas todas las flores de la espiga floral aparecen nuevos brotes (ramificaciones) en esta como método de multiplicación vegetativa.

Vista del tallo de la orquídea Estrella de Fuego o Arcoíris, Epidendrum radicans
 
Vista del tallo de la orquídea Estrella de Fuego o Arcoíris, Epidendrum radicans


Consejos para el cultivo de la orquídea Estrella de Fuego o Arcoíris, Epidendrum radicans

Es una orquídea muy apreciada por su resistencia y por esto, es recomendada para personas con pocas experiencias en el cultivo de este grupo de plantas. A continuación sus cuidados:

Iluminación: Es una de las especies del género que más agradece la exposición directa al sol siendo imprescindible para lograr exuberantes floraciones. Se debe exponer totalmente a luz solar durante todo el día pero protegiéndola del sol intenso del mediodía en el verano; en las demás estaciones se expone todo el día. En ambientes umbríos es raro que florezca y las hojas se caen o se tornan pálidas.

Flores de la orquídea Estrella de Fuego o Arcoíris, Epidendrum radicans

Flores de la orquídea Estrella de Fuego o Arcoíris, Epidendrum radicans


Temperatura: Necesita climas donde las temperaturas no bajen de los 8°c en ninguna época del año, es decir, inviernos muy suaves. Su rango óptimo oscila entre los 20-30°C para un óptimo crecimiento y para la floración necesitan una época más fresca donde las temperaturas oscilen entre los 12-18°C. Las heladas son mortales para esta orquídea.

Sustrato: Crece sin problemas en una amplia variedad de sustratos siempre que tengan un poco de materia orgánica y un óptimo drenaje.

Frecuencia de riego: En verano debemos regarla con frecuencia para evitar que la tierra se seque por completo (generalmente cada 2-3 días). En las demás estaciones solo hay que regarla si la humedad del sustrato es demasiado baja (generalmente cada 4-5 días).

Poda: Se deben retirar los tallos florales marchitos para evitar parásitos oportunistas. También pueden podarse secciones de tallos para incentivar ramificaciones y utilizar los esquejes para la multiplicación vegetativa.

Ramificación en desarrollo en un tallo floral de la orquídea Estrella de Fuego o Arcoíris, Epidendrum radicans

Ramificación en desarrollo en un tallo floral de la orquídea Estrella de Fuego o Arcoíris, Epidendrum radicans


Plagas y enfermedades: No es una orquídea muy atacada por plagas pero pueden aparecer. Las más frecuentes son las cochinillas (se alojan en el envés y/o región basal de las hojas), pulgones (en los tallos fundamentalmente), ácaros (hojas) y Moluscos (devoran los broten jóvenes, raíces y tallos de inflorescencias. Los hongos pudren sus raíces si el sustrato se mantiene encharcado durante mucho tiempo.

Multiplicación: Por esquejes de tallos de aproximadamente 10 cm de largo. Enraízan con facilidad. También a partir de ramificaciones que se originan en los tallos florales.

Páginas relacionadas


Síguenos en nuestras redes sociales:

martes, 21 de febrero de 2017

Un cactus muy similar a una Rosa silvestre, Pereskia grandifolia



Fotografías y descripción del cactus conocido popularmente como Cactus Rosa, Pereskia grandifolia. Consejos para su cultivo en el jardín.

El popular Cactus Rosa, Pereskia grandifolia

Pereskia grandifolia (erróneamente llamada Pereskia grandiflora) es una planta arbustiva perteneciente a la familia Cactaceae. Esta especie, al igual que todas las incluidas en el género, difiere bastante en su morfología con respecto a los cactus más conocidos. A diferencia de otros cactus presenta hojas muy bien desarrolladas (el género Pereskia es uno de los pocos en la familia que desarrollan hojas verdaderas). El Cactus Rosa es una planta oriunda de Brasil pero su distribución actual se ha expandido a países de las regiones tropicales de América e islas del Caribe (Ejemplo: en Cuba se ha naturalizado) por su valor ornamental.

El popular Cactus Rosa, Pereskia grandifolia


Esta especie aunque generalmente tiende a formar arbustos muy ramificados y compactos de medianas tallas (0.5-2 metros de altura), puede alcanzar, si las condiciones son propicias, más de 4 metros de altura. Los tallos se ramifican bastante y desarrollan nuevos brotes ligeramente recurvados o totalmente rectos; estos poseen una coloración verde muy conspicua y presentan de forma pronunciada areolas globosas y lanosas que desarrollan numerosas espinas pardo-oscuras de más de 4 cm de longitud (las espinas son rectas y se encuentran débilmente unidas a las areolas, se caen con facilidad por contacto). Estas areolas son las encargadas en la formación de las inflorescencias, ramificaciones del tallo y desarrollo de las hojas.

Las hojas en esta especie son de las más grandes en el género y posiblemente en toda la familia Cactaceae (grandifolia = grandes hojas). Tienen forma elíptica (+/- 15 cm de largo por +/- 4 cm de ancho), son de color verde caro, poseen el margen entero y el ápice agudo o redondeado. Se disponen opuestas en los tallos, se desarrollan en la región basal de las areolas, presentan un pequeño peciolo y tienden a plegarse formando una V a partir del nervio central.

Las flores son muy atractivas y aparecen con frecuencia si las condiciones climáticas son las propicias. Estas se disponen en pequeñas inflorescencias en panícula que desarrollan de 1-6 o más flores. Por lo general no es común encontrar más de 3 flores abiertas en las inflorescencias al mismo tiempo, es decir, se van reponiendo. Las flores se caracterizan por tener pocos pétalos de color rosado-púrpura con los estambres y un estigma en su región central y totalmente expuestos. Los estambres son de color amarillo y el estigma central multilobulado de color blanco. Las flores son efímeras y por lo general solo duran un día abiertas para después marchitarse. Florece en las épocas más cálidas del año.
 
Detalles de la flor del Cactus Rosa, Pereskia grandifolia
  
Detalles de la flor del Cactus Rosa, Pereskia grandifolia


Consejos para el cultivo del Cactus Rosa, Pereskia grandifolia

Este cactus es muy fácil de cultivar y es bastante frecuente en jardines xerófitos de muchos hogares y zonas públicas de regiones tropicales de América. A continuación sus cuidados:

Iluminación: Es imprescindible que reciba unas 6 horas o más de sol directo durante el día siendo ideal para cultivar en exteriores. Las plantas superiores a 1 metro de altura toleran el sol directo durante todo el día pero las más pequeñas deben resguardarse del sol del mediodía en semisombra. El sol es un factor imprescindible en la floración de este cactus.

Temperatura: Requiere crecer en climas donde las temperaturas sean cálidas o frescas durante todo el año; los inviernos deben ser muy suaves, es decir, las temperaturas no deben disminuir de los 8°C. Las temperaturas inferiores a los 15°C por lo general provocan la caída total o parcial del follaje sin provocar daños a la planta; es una especie caducifolia.

Sustrato: Crece en una amplia variedad de sustratos que posean un óptimo drenaje y aireación. Es imprescindible la permeabilidad de la tierra para evitar posibles pudriciones de las raíces o la proliferación de hongos patógenos.

Vista del arbusto Cactus Rosa, Pereskia grandifolia

Vista del arbusto Cactus Rosa, Pereskia grandifolia


Frecuencia de riego: Es necesario regar con frecuencia durante las épocas más calurosas del año; siempre se debe efectuar el riego cuando la superficie del sustrato se seque. En épocas frías los riegos deben ser más espaciados dejando el sustrato seco durante 2-4 días antes de volver a regar.

Poda: Podar en primavera los tallos para incentivar la ramificación de estos; siempre podar por encima de las areolas.

Plagas y enfermedades: No es una planta atacada por muchas plagas y los principales problemas de su salud están influenciados por malos cuidados o condiciones desfavorables del ambiente. Las plagas más comunes son las cochinillas, ácaros que aparecen bajo condiciones de baja humedad relativa y en plantas pequeñas los caracoles y babosas que se alimentan de los brotes de tallos o inflorescencias en desarrollo.

Multiplicación: Muy sencilla a partir de esquejes de tallos jóvenes de más de 8 cm de longitud. Los esquejes deben ser cortados con ayuda de objetos filosos y desinfectados y protegidos durante 24-48 horas para que cicatrice la herida del corte. Luego deben ser plantados en un sustrato arenoso y ligeramente húmedo en un ambiente con buena iluminación (no sol directo) y temperaturas frescas. Generalmente no demoran más de 2 semanadas en enraizar.

Páginas relacionadas


Síguenos en nuestras redes sociales: